Unas 100 rutas irregulares se abren paso en la frontera a propósito de la pandemia del COVID-19

Unas 100 rutas irregulares se abren paso en la frontera a propósito de la pandemia del COVID-19

Militares ecuatorianos que dan protección y vigilancia al límite político internacional ejecutan acciones para destruir los pasos irregulares no autorizados que comunican a Ecuador con Colombia.

Las autoridades de ambos países coinciden en que tras el cierre de los puentes binacionales de Rumichaca (Carchi) y San Miguel (Sucumbíos), y los pasos fronterizos de Tufiño, Urbina y El Carmelo, estas sendas no autorizadas pasaron de 35 a 100 durante la pandemia.

Los lugares no reconocidos que unen a los dos países son utilizados por contrabandistas, organizaciones narcodelictivas y bandas de trata de personas para hechos ilícitos.

Decomisan mercadería en paso irregular de la frontera norte

La Brigada de Infantería Andes, a través del Grupo de Caballería Mecanizada Yaguachi, de Ibarra, tras patrullajes terrestres de reconocimiento, destruyó un paso ilegal fronterizo en La Bonita, en el límite Sucumbíos-Carchi.

En ese sector accedían por una suerte de tarabita sobre el río Aguarico, en el límite internacional con Colombia, usando una polea, un cable de acero y una plataforma de madera que transportaba personas, mercaderías, productos, alimentos y demás.

Esta infraestructura fue destruida por los uniformados. Inteligencia militar no descarta que la utilizaban pobladores para el paso de elementos prohibidos. El sábado a la altura de El Brinco y La Ladrillera, a 3 km de Rumichaca (Tulcán), se desactivaron cuerdas y poleas que estaban conectadas entre las dos riberas del río Carchi.

Resultados

Pablo Merino, comandante de la Brigada Andes, informó que durante el 2021 han sido destruidos cinco pasos adicionales en el límite Tulcán-Ipiales, donde boyas, palos, árboles, cables, poleas y canastillas eran utilizados para movilizar personas por el afluente río internacional (Carchi).

Los operativos se efectuaron en los sectores de El Brinco y La Ladrillera. “Son organizaciones colombo-ecuatorianas que utilizan a ciudadanos venezolanos que aprovechan los beneficios de la ley de universalidad para no ser judicializados en Ecuador”, señaló él. (I)

Deja una respuesta