Tras el reclamo de Trump, el Partido Demócrata propuso elevar a USD 2.000 los cheques de ayuda a los estadounidenses

Tras el reclamo de Trump, el Partido Demócrata propuso elevar a USD 2.000 los cheques de ayuda a los estadounidenses

Los líderes demócratas en el Congreso, Nancy Pelosi y Chuck Schumer, propusieron al representante de la mayoría republicana en el Senado la aprobación de una enmienda que elevaría de USD 600 hasta USD 2.000 el monto de los cheques de ayuda del paquete de rescate económico que fue aprobado esta semana tras meses negociaciones, luego de las duras críticas realizadas por Donald Trump al proyecto.

El presidente, cuyo gobierno culmina el 20 de enero, dio a entender que no está dispuesto a firmar el texto con las condiciones votadas por el Congreso y sostuvo que las ayudas directas deberían ser de 2.000 dólares para individuos o 4.000 para una pareja.PUBLICIDAD

“Realmente es una desgracia”, indicó Trump en un video publicado en su cuenta de Twitter, en el cual criticó que se ayude a familias en las que hay indocumentados, que se incluya un presupuesto para museos y también que haya provisiones para ayuda a otros países. Por ello, pidió que se le envíe un proyecto de ley enmendado “adecuado”, de lo contrario, advirtió que podría depender de “la próxima administración” demócrata comandada por Joe Biden, que asume el próximo 20 de enero, adoptar un plan de estímulo.

Ante este panorama, que amenaza con hacer naufragar el esperado segundo paquete de estímulo, el demócrata Schumer resaltó la propuesta presentada por las congresistas Alexandria Ocasio-Cortez y Rashida Tlaib que busca modificar las cifras de los cheques de asistencia. “Estoy adentro. ¿Qué dices, Mitch? No nos atasquemos con desviaciones ideológicas y artículos no relacionados y HAGAMOS ESTO! El pueblo estadounidense se lo merece”, escribió en Twitter. Por su parte, Nancy Pelosi, titular de la Cámara de Representantes, sostuvo: “Los republicanos se negaron repetidamente a decir qué cantidad quería el presidente para los cheques directos. Por fin, el presidente ha aceptado 2.000 dólares. Los demócratas están listos para llevar esto a la Cámara esta semana por consentimiento unánime. ¡Hagámoslo!Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, que no está alineada con los pedidos de Donald Trump desde la Casa Blanca (Reuters)Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, que no está alineada con los pedidos de Donald Trump desde la Casa Blanca (Reuters)

No obstante, es difícil que el ala dura de los republicanos acepte la enmienda, debido a su política fiscal conservadora, pese a los pedidos del propio mandatario. Así, Mitch McConnell podría bloquear la votación la propuesta demócrata hasta no tener un consenso partidario.

Además, el reclamo de Trump no solo apunta contra los montos de asistencia directa, sino también contra otros puntos que considera innecesarios en el paquete de USD 900 mil millones. Entre otros puntos, lamentó que el texto proporcione millones de dólares para promover “programas de democracia y género” en Pakistán, o para instituciones culturales en Estados Unidos. No criticó, en cambio, las ayudas para organizaciones religiosas o las exenciones impositivas para ejecutivos.

El plan de alivio, considerado esencial para la mayor potencia mundial, fue aprobado esta semana tras meses de arduas negociaciones y a pocos días de que muchos desempleados agoten todas sus prestaciones, en un momento en el que el covid-19 avanza sin control amenazando la recuperación de la economía. Pero no puede entrar en vigor sin la firma del presidente.

La economía más grande del mundo entró en una profunda recesión en la primavera boreal, la peor desde la de la década de 1930, debido al cierre de actividades resuelto en diversos ámbitos para contener el nuevo coronavirus, algo que provocó un desempleo masivo. La pandemia ha tenido nuevos picos en los últimos meses, lo que frenó la creación de empleo y la reanudación de la actividad iniciada en el verano.

El primer plan de asistencia oficial, por el enorme monto de 2,2 billones de dólares, había sido votado con urgencia a fines de marzo, durante la ola inicial de la pandemia. E incluía beneficios de desempleo excepcionales de 600 dólares por semana y el envío de cheques por 1.200 dólares a cada adulto. Pero la llegada del segundo paquete de ayuda se ha hecho esperar más de la cuenta.

El presidente electo Biden ya adelantó este martes que el plan aprobado en el Congreso era “un primer paso”, pero que no sería suficiente, y dijo que pediría el próximo año votar un nueva iniciativa para apoyar la economía estadounidense. “Tenemos que trabajar involucrando a ambos partidos (republicano y demócrata). Así es como saldremos adelante”, resaltó Biden.

(Con información de AFP)

Deja una respuesta