Mientras Kim Jong-un aumenta su arsenal nuclear, Corea del Norte registra la peor crisis económica desde la hambruna de 1990

Mientras Kim Jong-un aumenta su arsenal nuclear, Corea del Norte registra la peor crisis económica desde la hambruna de 1990

La economía de Corea del Norte registró en 2020 su mayor caída desde La mortífera hambruna en la década de 1990, debido al coronavirus, a los desastres naturales y a las sanciones internacionales que han machacado al ya difícil Estado de Kim Jong Un.

El producto interior bruto se contrajo un 4,5% en 2020 en la mayor caída desde 1997, según las estimaciones del banco central de Corea del Sur, que durante años ha proporcionado la mejor contabilidad disponible de la actividad económica del hermético Estado.

El informe muestra que la economía norcoreana se contrajo el año pasado hasta alcanzar su menor tamaño desde que Kim asumió el poder a finales de 2011. El producto interior bruto cayó a 31,4 billones de wones (27.400 millones de dólares), frente a los 33,8 billones de wones del primer año de Kim al frente del país, según los datos del banco central surcoreano publicados el viernes.

La decisión de Kim de cerrar las fronteras hace más de un año debido a la pandemia ha hecho que el comercio se desplome, ralentizando el flujo con su principal benefactor, China. Las exportaciones de Corea del Norte se redujeron el año pasado en un 67,9%, hasta sólo 90 millones de dólares, mientras que las importaciones cayeron un 73,9%, según el informe del Banco de Corea.

Kim, que se comprometió a mejorar las condiciones de vida del país, con uno de los niveles de PIB per cápita más bajos del mundo, ha hecho saber a su pueblo y a su partido gobernante que su Estado está sufriendo. Ha emitido raras advertencias sobre las dificultades económicas y la escasez de alimentos, pero hasta ahora no ha mostrado ningún indicio de que esté dispuesto a retomar las conversaciones sobre la reducción de su arsenal nuclear a cambio de incentivos económicos de otros países, incluido Estados Unidos.

Sin embargo, Kim y el presidente surcoreano Moon Jae-in acordaron esta semana un deshielo en sus frías relaciones y el restablecimiento de las líneas telefónicas directas cortadas durante más de un año debido al rencor político, lo que mejora las escasas perspectivas de un avance en un prolongado estancamiento de las conversaciones nucleares.

Al hacer públicos sus problemas, Kim puede estar enviando una señal al gobierno de Biden para que permita más ayuda a través de organizaciones internacionales como el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas. Sin embargo, las organizaciones de ayuda extranjeras han tenido problemas para entrar en Corea del Norte para prestar asistencia humanitaria, y el Programa Mundial de Alimentos dijo a finales de 2020 que era fundamental que el país suavizara las restricciones a la entrada de personal internacional.

Ante las sanciones mundiales para castigarla por su programa de armas nucleares, Corea del Norte ha recurrido en gran medida a la ciberdelincuencia para llenar sus mermadas arcas. En 2019 había ingresado unos 2.000 millones de dólares mediante el robo de recursos del sector financiero en todo el mundo, según un testimonio ante una comisión de la Cámara de Representantes de Estados Unidos el pasado mes de junio.

La contracción de la economía en 2020 es la más grave de Corea del Norte desde 1997, cuando una serie de sequías, inundaciones y políticas económicas chapuceras provocaron una hambruna que se calcula que mató entre 240.000 y 3,5 millones de personas. Aunque las posibilidades de que se repita un suceso similar son mucho menores debido a que los mercados no oficiales proliferan por todo el país bajo el consentimiento tácito del gobierno, Kim advirtió el mes pasado que la “situación alimentaria se está poniendo tensa”.

Tampoco es probable que la economía repunte este año. Fitch Solutions dijo en abril que la economía de Corea del Norte apenas crecería en 2021 al permanecer las fronteras cerradas.

Durante años, Corea del Norte ha culpado a Estados Unidos de sus problemas económicos y ha justificado la enorme parte del gasto estatal que se destina a sus fuerzas armadas como necesaria para evitar una invasión estadounidense. Las dificultades económicas no han impedido que crezca el arsenal nuclear de Kim, ya que Pyongyang produce anualmente suficiente material fisible para unas seis bombas nucleares.

(c) 2021, Bloomberg

Deja una respuesta