Los 4 puntos clave que China se niega a responder sobre el origen del COVID-19

Los 4 puntos clave que China se niega a responder sobre el origen del COVID-19

La presión de Estados Unidos por una nueva investigación para determinar los orígenes del coronavirus -incluyendo si se filtró desde un laboratorio de Wuhan- plantea una pregunta clave: ¿Qué es lo que China no ha revelado?

Este fin de semana, los líderes del Grupo de los Siete van a pedir un nuevo estudio transparente, convocado por la Organización Mundial de la Salud, sobre los orígenes de este virus, según un borrador de declaración visto por Bloomberg News. Sin embargo, hasta ahora han sido vagos en cuanto a lo que quieren exactamente.PUBLICIDAD

En su declaración en la que da 90 días a las agencias de inteligencia para que redoblen sus esfuerzos sobre el origen del Covid-19, el presidente Joe Biden les pide que presenten “preguntas específicas para China”. Los funcionarios de Pekín han negado repetidamente que el virus se haya filtrado desde el laboratorio, y han señalado un informe de la OMS de principios de este año que decía que el origen más probable era natural.

Pero el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que la hipótesis de la fuga del laboratorio requería más investigación, y añadió que estaba dispuesto a desplegar más recursos. Dijo que los científicos se beneficiarían del “pleno acceso a los datos”, incluidas las muestras biológicas a partir de al menos septiembre de 2019. La Unión Europea también pidió más datos.El laboratorio de Wuhan, centro de la polémica (Photo by JOHANNES EISELE / AFP)El laboratorio de Wuhan, centro de la polémica (Photo by JOHANNES EISELE / AFP)

Esto es lo que debería examinar un nuevo estudio:

– Detalles sobre la investigación del laboratorio de Wuhan. Una gran pregunta pendiente esqué tipo de trabajo se realizaba realmente en el Instituto de Virología de Wuhan. Shi Zhengli, la principal investigadora de coronavirus de murciélagos del laboratorio, dijo en un artículo publicado en marzo de 2020 en Scientific American que el código genético del virus que causa el Covid-19 no coincide con ninguna de las muestras de su laboratorio. También dijo al equipo de la OMS que todo el personal había dado negativo en las pruebas de anticuerpos del Covid-19.

Aun así, los investigadores todavía no han tenido acceso a todos los aislados de coronavirus y a los datos de la secuencia genómica que tienen los laboratorios de Wuhan. Y tampoco han tenido acceso a los libros de registro y a las actas de las investigaciones que se estaban llevando a cabo sobre los coronavirus, en particular los virus con la secuencia del murciélago RaTG13, que es similar al SARS-CoV-2, el patógeno en el que se basa el Covid-19.

También hay dudas sobre si el instituto realizó experimentos de ganancia de función, en los que los investigadores manipulan virus naturales para ver si pueden hacerse más mortíferos o transmisibles.

– Registros médicos de los trabajadores del laboratorio. El Wall Street Journal informó el mes pasado que la inteligencia estadounidense indica que tres investigadores del laboratorio se enfermaron lo suficiente en noviembre de 2019 como para buscar atención hospitalaria. Varios medios de comunicación también informaron que el gobierno chino ha restringido el acceso a una mina de cobre abandonada en el suroeste de China donde los investigadores del laboratorio de Wuhan recogieron muestras de coronavirus después de un incidente de 2012 en el que seis mineros cayeron enfermos con una “misteriosa” enfermedad respiratoria.

Shi, el investigador del coronavirus del murciélago, dijo al equipo de la OMS que todo el personal había dado negativo a los anticuerpos del Covid-19. El China Daily volvió a informar esta semana de que ningún miembro del personal del Instituto de Virología de Wuhan había contraído el virus que causó el Covid-19.

Aun así, los investigadores no han tenido acceso a los registros médicos y a las muestras recogidas del personal del instituto que buscó atención hospitalaria a finales de 2019. Y también querrían ver los historiales médicos y las muestras recogidas de los mineros del suroeste de China.

– Más datos sobre los primeros casos. Para identificar los primeros casos humanos en diciembre de 2019, el equipo de la OMS revisó los registros de salud, los datos de mortalidad, las tendencias en las ventas minoristas de medicamentos para el resfriado y la tos y los patrones informados de enfermedades similares a la gripe e infecciones respiratorias graves en los dos meses anteriores al brote en Wuhan.

Los investigadores internacionales examinaron 76.000 casos de más de 200 centros médicos, y los investigadores de China también analizaron unas 4.500 muestras de pacientes almacenadas en hospitales de Wuhan y otras partes de China.

Aun así, el equipo de la OMS que se desplazó a Wuhan a principios de este año propuso un análisis más profundo de los casos de enfermedades respiratorias que se produjeron en Wuhan en octubre y noviembre de 2019.La OMS pidió reiteradas veces acceso irrestricto al Instituto de Virología de Wuhan, China. 3 febrero 2021. REUTERS/Thomas PeterLa OMS pidió reiteradas veces acceso irrestricto al Instituto de Virología de Wuhan, China. 3 febrero 2021. REUTERS/Thomas Peter

– Documentación sobre los mercados húmedos de Wuhan. Para identificar posibles fuentes animales, se analizaron 11.000 muestras de sangre tomadas de ganado y aves de corral en 31 provincias, junto con 1.914 muestras de 35 especies de animales salvajes. Los investigadores de China buscaron el SARS-CoV-2 en 12.000 hisopos de animales y 50.000 muestras de 300 especies diferentes de animales salvajes. Todos los resultados fueron negativos.

Los investigadores descubrieron esta semana que los visones, las civetas de palma enmascaradas, los perros mapaches, las comadrejas siberianas, los tejones de cerdo y las ratas de bambú chinas se encontraban entre las 38 especies de animales que se vendían vivos en los mercados de Wuhan entre mayo de 2017 y noviembre de 2019.

Aun así, siguen existiendo lagunas en las pruebas que apoyan la teoría de que el virus se extendió a los humanos desde los animales. Los investigadores de la OMS no han visto la documentación completa de qué especies de animales se vendieron vivos en los mercados de Wuhan en 2019, cuándo estuvieron presentes y una lista de sus vendedores y proveedores.

El equipo de la OMS ha pedido que se recojan y analicen datos epidemiológicos, clínicos, moleculares y ambientales de otros países para entender mejor los orígenes del virus, ya que algunos informes han sugerido que podría haber estado circulando fuera de China antes de diciembre de 2019. También están buscando más investigaciones para entender si podría transmitirse desde productos contaminados a los seres humanos, y en qué condiciones podría ocurrir.

Con información de Bloomberg

Deja una respuesta