La gobernadora de Nueva York reveló 12,000 muertes extra por COVID-19 que no fueron reportadas por su antecesor

La gobernadora de Nueva York reveló 12,000 muertes extra por COVID-19 que no fueron reportadas por su antecesor

Dando otro golpe a lo que queda del legado de Andrew Cuomo, la nueva gobernadora de Nueva York reconoció en su primer día en el cargo que el estado ha tenido casi 12,000 muertes más por COVID-19 de las que Cuomo reportó al público.

“El público merece una imagen clara y honesta de lo que está sucediendo. Y eso sea bueno o malo, necesitan saber la verdad. Y así es como restauramos la confianza“, dijo la gobernadora Kathy Hochul en NPR.

En su primera actualización diaria sobre el brote el martes por la noche, la oficina de Hochul informó que casi 55,400 personas murieron a causa del coronavirus en Nueva York según los datos del certificado de defunción presentados a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Eso es más que los cerca de 43.400 que Cuomo informó al público hasta el lunes, su último día en el cargo. El demócrata que una vez fue ampliamente aclamado por su liderazgo durante el brote de COVID-19 renunció ante una campaña de juicio político después de ser acusado de acosar sexualmente al menos a 11 mujeres, acusaciones que él cuestionó.

El número más alto no es del todo nuevo. Los funcionarios federales de salud y algunas instituciones académicas que rastrean las muertes por COVID-19 en los EEUU han estado usando el recuento más alto durante muchos meses debido a lagunas conocidas en los datos que Cuomo había estado eligiendo publicar.

Pero Hochul, quien fue vicegobernador antes de ser ascendida a la oficina más alta del estado, dijo que es vital ser completamente transparente sobre las cifras. “Hay muchas cosas que no estaban sucediendo, y voy a hacer que sucedan”, dijo el miércoles en MSNBC. “La transparencia será el sello distintivo de mi administración”.Imagen de archivo de técnicos médicos de emergencia subiendo a un paciente a una ambulancia afuera del Elmhurst Hospital Center (Foto: REUTERS)Imagen de archivo de técnicos médicos de emergencia subiendo a un paciente a una ambulancia afuera del Elmhurst Hospital Center (Foto: REUTERS)

La agencia AP informó por primera vez en julio sobre la gran discrepancia entre las cifras publicadas por la administración de Cuomo y las cifras que el estado informaba a los CDC.

El recuento utilizado por Cuomo en sus reuniones informativas para los medios de comunicación y en el rastreador de muertes por COVID-19 del estado incluyó solo las muertes confirmadas por laboratorio y reportadas a través de un sistema estatal que recopila datos de hospitales, hogares de ancianos y centros de atención para adultos.

Eso significó que el recuento excluyó a las personas que murieron en el hogar, en un hospicio, en las cárceles o en hogares estatales para personas con discapacidades. También excluyó a las personas que probablemente murieron de COVID-19 pero que nunca obtuvieron un resultado positivo para confirmar el diagnóstico.

Hay muertes presuntas y confirmadas. La gente debería conocer ambos “, dijo Hochul. Para el miércoles, el sitio web del estado incluía el recuento más alto.Personas observan en Times Square, Nueva York, a Andrew Cuomo en su discurso de despedida como gobernador (Foto: REUTERS)Personas observan en Times Square, Nueva York, a Andrew Cuomo en su discurso de despedida como gobernador (Foto: REUTERS)

Durante la primavera de 2020, cuando Nueva York era el punto caliente más mortífero de los EEUU, Cuomo surgió a los ojos de muchos estadounidenses como un héroe de la pandemia por sus sesiones informativas diarias en PowerPoint y su lenguaje severo pero tranquilizador. Ganó un Emmy internacional y escribió un libro sobre liderazgo en una crisis.

Pero los críticos de Cuomo lo acusaron durante mucho tiempo de que estaba manipulando la estadísticas del coronavirus para pulir su imagen. Meses después, resultó que su administración había minimizado el número de muertos entre los residentes de hogares de ancianos al excluir a varios miles que habían sucumbido después de ser trasladados a hospitales.

Cuomo usó esos números más bajos el año pasado para afirmar erróneamente que Nueva York estaba viendo un porcentaje mucho menor de residentes de hogares de ancianos muriendo de COVID-19 que en otros estados.

Los fiscales federales han estado investigando el manejo de los datos por parte de su administración. El comité judicial de la Asamblea estatal también ha estado investigando el asunto.

Esta semana, a raíz del escándalo de acoso sexual, el Emmy de Cuomo fue revocado. Y el editor de su libro ha dicho que ya no imprimirá copias de tapa dura y no saldrá con una edición de bolsillo.

(Con información de AP)

Deja una respuesta