Estados Unidos acusó al regimen chino de “amenazar” la estabilidad mundial

Estados Unidos acusó al regimen chino de “amenazar” la estabilidad mundial

Las acciones del regimen de China “amenazan el orden basado en reglas que garantiza la estabilidad global”, advirtió este jueves el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, en la apertura de una reunión de dos días con sus homólogos chinos en Alaska.

“Discutiremos sobre nuestras profundas preocupaciones acerca de las acciones de China en Xinjiang”, donde Washington acusa a Beijing de “genocidio” contra los musulmanes uigures, “de Hong Kong, Taiwán, ciberataques contra Estados Unidos y coerción económica contra nuestros aliados”, agregó ante el máximo funcionario diplomático del Partido Comunista Chino, Yang Jiechi, y el ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi.

“Cada uno de estos actos amenaza el orden basado en reglas que garantiza la estabilidad global. Por eso no se trata sólo de asuntos internos, y sentimos la obligación de hablar de ello aquí, hoy”, agregó, en respuesta a China, que afirma que los mencionados no son temas propios de la diplomacia.

Asimismo, Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional del presidente Joe Biden, sostuvo que Estados Unidos no quiere un conflicto con China pero promueve una “dura competencia” con su rival estratégico.

“No buscamos el conflicto, pero damos la bienvenida a la dura competencia. Y siempre defenderemos nuestros principios por nuestra gente, y por nuestros amigos”, advirtió Sullivan, en Anchorage.

El regimen de Xi Jinping, por su parte, instó a Estados Unidos a “abandonar la mentalidad de Guerra Fría”. También amenazó con acciones firmes” contra la “injerencia de Estados Unidos”. Hemos expresado nuestra fuerte oposición a tal injerencia, y tomaremos medidas firmes en respuesta”, dijo Yang Jiechi.EEUU acusa al régimen de Xi Jinping de amenazar la estabilidad mundial (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)EEUU acusa al régimen de Xi Jinping de amenazar la estabilidad mundial (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

Diplomáticos estadounidenses y chinos se reunieron en Alaska en sus primeras conversaciones cara a cara desde que asumió el cargo el presidente Joe Biden, dispuestos a discutir una larga lista de temas en los que divergen ampliamente.

Las relaciones entre Washington y Beijing siguen siendo conflictivas después que se tensaran bajo la presidencia de Donald Trump. El conflicto llegó a todos los niveles, desde el comercial hasta la defensa, pasando por la tecnología y la situación en Hong Kong.

Blinken y Sullivan tenían previsto conversar con el alto funcionario chino Yang Jiechi y el ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, el jueves por la tarde.

Anchorage fue considerado un lugar de encuentro más neutral que Washington o Beijing para la cumbre de tres sesiones que finaliza el viernes. Pese a los esfuerzos, las expectativas de ambas partes son limitadas.

“Llegamos a estas discusiones conociendo el inquietante historial de China de incumplimiento de sus promesas”, dijo una portavoz estadounidense, que prometió denunciar las acciones del gigante asiático que “desafían la seguridad, la prosperidad y los valores de Estados Unidos”.Las delegaciones de EEUU y China se encuentran reunidas en Alaska (Frederic J. Brown/Pool via REUTERS)Las delegaciones de EEUU y China se encuentran reunidas en Alaska (Frederic J. Brown/Pool via REUTERS)

Un representante de la cancillería china hizo en Alaska una advertencia a Washington: Beijing tiene margen para el compromiso en cuestiones relativas a su soberanía, seguridad e intereses fundamentales”, dijo el portavoz Zhao Lijian.

Zhao instó a Estados Unidos a no mantener una “diplomacia de megáfono” con China, después que Washington afirmara que tenía la intención de mostrar su firmeza hacia Beijing tras haber mantenido una ronda de reconstrucción de alianzas en Asia.

“Estados Unidos debería encontrarse con China a mitad de camino y conducir el diálogo de una manera sincera y constructiva”, afirmó Zhao.

Bonnie Glaser, directora del Proyecto de Energía en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de China, opinó que las conversaciones tendrían un impacto limitado: “Analizarán si hay puntos en común en algunos temas y si hay formas de gestionar e incluso reducir sus diferencias”.

“Las expectativas seguirán siendo bajas. Un restablecimiento de la relación no está a la vista”, agregó.

La última reunión entre las dos potencias, en junio, no aportó nada para descongelar la fría relación que parecía marcar una nueva Guerra Fría hacia finales del mandato de Trump.

Biden ha mantenido una línea dura sobre China, y Blinken ha dicho que representa la “mayor prueba geopolítica de Estados Unidos en el siglo XXI”.El gobierno de Joe Biden busca dar un giro en la política exterior de EEUU respecto a la última administración de Donald Trump (EFE/EPA/MICHAEL REYNOLDS)
El gobierno de Joe Biden busca dar un giro en la política exterior de EEUU respecto a la última administración de Donald Trump (EFE/EPA/MICHAEL REYNOLDS)

Aún así, el equipo del nuevo presidente estadounidense ha dicho que quiere involucrarse diplomáticamente en el escenario mundial, en un giro respecto a la postura aislacionista de Trump. En especial, en temas como el cambio climático, la pandemia y la no proliferación de armas, en los que Washington se había distanciado de sus aliados.

La reunión de este jueves sigue a una visita de Blinken a Japón y Corea del Sur, dos aliados clave en la región de Asia y el Pacífico. En Tokio, el secretario de Estado norteamericano advirtió a China contra el uso de la “coacción y el comportamiento desestabilizador”.

El jefe de la diplomacia y el secretario de Defensa, Lloyd Austin, también asistieron a una importante cumbre entre los líderes de la llamada alianza Quad, que agrupa a Estados Unidos, Australia, Japón e India, como un freno a las ambiciones de China.

Blinken y sus pares criticaron al regimen de Xi Jinping por varias cuestiones, incluida la erosión de la autonomía de Hong Kong, las tensiones con Taiwán y el Tíbet, el tratamiento a la población uigur en Xinjiang, los reclamos de Beijing sobre el Mar de China Meridional, el robo de propiedad intelectual y una supuesta opacidad sobre los orígenes de la pandemia.

“Es una larga letanía de desacuerdos que tenemos con la República Popular China”, dijo un portavoz del Departamento de Estado la semana pasada. “No es solo nuestra letanía”.Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca (Frederic J. Brown/Pool via REUTERS)Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca (Frederic J. Brown/Pool via REUTERS)

Elizabeth Economy, investigadora principal de la Institución Hoover de la Universidad de Stanford, evaluó que si bien la administración Biden se ha alejado de la retórica incendiaria de Trump, las relaciones bilaterales siguen siendo tensas.

“Beijing no dará marcha atrás en Xinjiang o Hong Kong; estos son temas de soberanía”, dijo a la AFP.

“Es difícil ver a China cambiar de rumbo sobre cualquier tema de importancia para Estados Unidos. Estamos en una posición en la que nuestros valores centrales y nuestra visión del mundo futuro están fundamentalmente en desacuerdo”, indicó.

Con información de AFP

Deja una respuesta