El gobernador de Texas, firme detractor de las mascarillas, se contagió de COVID-19

El gobernador de Texas, firme detractor de las mascarillas, se contagió de COVID-19

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, dio positivo este martes en las pruebas de COVID-19, después de ser uno de los políticos que más se ha resistido a imponer un mandato para el uso de la mascarilla para frenar la expansión de la variante delta del coronavirus.

El portavoz de la oficina de Abbott, Mark Miner, dijo en un comunicado que el gobernador, que está completamente vacunado, se encuentra en buena forma física y no experimenta ningún síntoma. Indicó que el gobernador está en comunicación constante con su personal, jefes de agencias y funcionarios administrativos para garantizar que el Gobierno estatal continúe funcionando sin problemas y de manera eficiente.

Agregó que se le está administrando el tratamiento de anticuerpos Regeneron y que permanecerá confinado en la residencia oficial, mientras se le practican tests a diario.

“Se ha informado a todo el mundo que ha tenido contacto cercano con el gobernador. La primera dama de Texas, Cecilia Abbott, ha dado negativo”, indica el texto.

El resultado positivo en la prueba se dio a conocer un día después de que Abbott tuiteara una foto suya sin mascarilla mientras hablaba en un lugar cerrado cerca de Dallas ante un grupo de simpatizantes republicanos, la mayoría de los cuales tampoco portaba mascarilla.(Reuters)(Reuters)

El vocero señaló que el discurso del gobernador ante el grupo fue su único evento público esta semana. Comentó que Abbott arrojó un resultado negativo el lunes y que ningún miembro de su personal ha dado positivo.

El contagio de Abbott se produce en un momento en que Texas es uno de los estados con mayor incidencia de la covid-19, tras la expansión de la variante delta en el país.

El gobernado emitió en julio una orden para prohibir a los Gobiernos locales y los distritos escolares que exigieran llevar mascarillas.

De hecho, quienes no cumplan con esta orden pueden enfrentarse a una multa de 1.000 dólares.

Según los datos de la Universidad Johns Hopkins, Texas es el segundo estado de EEUU en número de casos, tras Florida, con 3,3 millones de contagios y 54.474 muertos.

Incluso el estado ahora le ha pedido a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) cinco remolques mortuorios para almacenar los cuerpos de las víctimas del COVID, según reportó la televisora local KEYE.

(Con información de EFE y AP)

Deja una respuesta