El Barça sufrió ayer una de las mayores humillaciones de la historia del club tras perder 2-8 frente al Bayern de Munich

El Barça sufrió ayer una de las mayores humillaciones de la historia del club tras perder 2-8 frente al Bayern de Munich

Está muerto. Este Barça está muerto. El Barça que tantas alegrías ha dado a los aficionados culés. Y el problema no es ese, el problema es que lleva años acabando su propia tumba por culpa de una directiva que se ha dedicado a destrozar la filosofía del club. Una directiva con la que se han vivido los mayores ridículos de la historia del club. Turín, Roma, Liverpool… y ayer fue la gota que colmó el vaso. Ocho fueron los goles que cayeron en Lisboa. Y a cada gol, la sensación de ineptitud, de impotencia y de decadencia aumentaba.

Aquel Barça que empezó a construir Guardiola, con su fiel amigo Tito Vilanova. Ese Barça que volvió a la cúspide del fútbol europeo con Luis Enrique y que tanto esfuerzo costó volver a verlo brillar. Muerto. Y es que es la crónica de una muerte anunciada. Las decisiones de la directiva y la gestión del vestuario lo hacia presagiar. Este año iba a ser muy duro, y ha quedado demostrado. Primer año en blanco desde la última temporada de Rijkaard. Desastroso.

Bartomeu, convoca elecciones y deja de echar leña al fuego

Desde la llegada de Bartomeu a la presidencia del Barça el club, el equipo solo ha hecho que decaer. Pasan de ganar una Champions en Berlín, a ser la vergüenza de Europa. Aquí es donde vemos la actitud conformista. Han pasado cinco años desde la última Champions del Barça, y casi todos los pilares de aquel título siguen en el club y siendo muy importantes. Hablamos de Suárez, Rakitic, Jordi Alba, Busquets y un largo etcétera. Uno de los que no están,Neymar, fue probablemente el más listo. El brasileño vería lo que se venía encima y decidió emprender otro rumbo.


Tras Anfield, otra de las grandes humillaciones sufridas estos años, Valverde debería haber salido. Se tendría que haber traído un entrenador y empezar un proyecto de cero, dejando que el nuevo entrenador tomase decisiones sobre quién sigue y quién se va. Lo que no se puede hacer es seguir confiando en un proyecto que lleva dos años seguidos fracasando. Porque como era de esperar, ese proyecto caería, y finalmente cayó en enero.

Y no era pequeño el marrón que se iba a comer el próximo entrenador. Una plantilla decaída, la afición nerviosa porque no llegan los títulos, a media temporada, sin posibilidad para pedir fichajes, y sin dinero. En ese contexto llega Setién, un entrenador que cumple su sueño de entrenar al Barça, pero al que las condiciones no le favorecen. 

Decisiones precipitadas que no han ayudado a nadie, solo han empeorado la situación. Es por ello que le pedimos aBartomeu que, si realmente ha tenido algo de cariño por este club alguna vez, dimita y adelante las elecciones. Los socios y los aficionados en su totalidad no aguantan más esto. No aguantan ver cómo año tras año son humillados por cualquier equipo que se ponga por delante. Si es cierto que el Bayern hizo un partido excelso, pero el Barça no se opuso, parecía un equipo de Tercera División.

¿Y ahora qué pasa con Setién?

Lo más fácil siempre es apuntar al entrenador. El cántabro, como he comentado antes, llegó al Barça en una condiciones muy desfavorables,pero no ha sabido gestionar ni el vestuario ni al equipo dentro del campo. Quizás no estaba preparado para dar un salto tan grande en su carrera como entrenador. Se le ha quedado grande. Y bien se pudo observar ayer, cuando sacó un XI inicial un tanto conservador, sin creatividad, sin desborde, sin desparpajo.Jugadores como Riqui Puig y Ansu Fati, que tan bien estaban jugando en liga, al banquillo. El primero de ellos ni si quiera jugó y Ansu tuvo minutos en los que demostró más ganas que el resto.

Quique Setién abandonará el Barça, pero con la sensación de que no le han dejado empezar un proyecto desde 0.No le han dejado trabajar. Y el posible recambio al cántabro es Pochettino. Un entrenador que prefería estar en la granja con los cerdos a entrenar en el Barça. El chiste se cuenta solo.

Llegó la hora de apostar por los jóvenes

Se acabó el jugar con aquellos que más nombre tengan. Los jugadores que más ganas demuestren y que jueguen mejor son los que deben formar parte del equipo. Hablamos de jugador jóvenes, canteranos en su mayoría, con ganas de comerse el mundo y de triunfar en el fútbol. Riqui Puig, Ansu Fati, Monchu, Collado, Ronald Araújo… son jugadores que han demostrado estar preparados para dar el salto al primer equipo, pero que en las citas importantes no cuentan con minutos.Intrigante es el caso de Ansu y Riqui, pues como ya he comentado antes, han tenido minutos en liga y han sido de los mejores siempre que se les ha dado la oportunidad.

Por otra parte, en Barcelona han empezado la pretemporada jugadores que tiene un potencial enorme. Estos son Trincao y Pedri, dos jugadores que no están consolidados pero que han demostrado en sus respectivos equipos estar preparados para dar un salto de calidad en su carrera. Deben formar parte de la plantilla la temporada que viene. Hay que apostar por ellos en lugar de seguir fichando jugadores de 30 años que ya han dado sus mejores años de fútbol.

Por tanto… deben salir jugadores

Jugadores acomodados. Esos jugadores que tienen un hueco en el once por lo que han sido y no por lo que son son los que deben salir. Hay jugadores que ayer confirmaron que no tienen el nivel para seguir jugando en el Barça. Sus mejores años ya pasaron y deben abandonar la entidad. Luis Suárez no está para ser el delantero centro titular del Barça; tiene oferta del Ajax, deben aceptarla. Jordi Alba, ese jugador que vive de la gran conexión que tuvo, en pasado, porque ya no la tiene, con Leo Messi. Nélson Semedo, un desastre en defensa y atacando no es brillante.

Por otra parte, hay jugadores que no jugaron ayer pero que ya no están para seguir. Claro ejemplo son Rakitic y Umtiti.El primer de ellos fue un fichaje muy bueno, porque en su momento rindió a un nivel excelso, siendo clave para conseguir la última Champions, pero ya se ha acabado su etapa en Barcelona. El tema de Umtiti es un caso perdido. Arriesgó su físico para ganar el mundial, pero desde entonces las lesiones en su rodilla se han sucedido, y no se quiere operar. Un central que estaba llamado a ser el mejor del mundo, lastrado por su irresponsabilidad.

¿Dónde está Messi? ¿Se irá?

Messi volvió a estar desaparecido ayer en Lisboa. Ya no sirve el clásico “tenemos a Messi, podemos ganar”, porque cuando la situación es adversa, el capitán del Barça agacha la cabeza, se hunde, no es un líder en el campo. Y es que Messi es uno más entre nosotros, y también está harto de la gestión de la directiva actual. Quiere cambios, sabe que el club no va por el buen camino, y que como esto siga así, puede acabar muy mal.

Por ello, salió la información ayer de qué Messi le trasmitió a Bartomeu que o se adelantan las elecciones, o él y varios jugadores del Barça más no seguirán en 2021. Hasta ese punto ha llegado la situación, al punto en el que el capitán del equipo le dice al presidente “tú o yo”. Que el capitán de tu equipo te diga eso… es para hacérselo mirar.

Se avecinan días claves para el devenir del FC Barcelona. Decisiones que van a suponer un antes y un después en la historia del club. Se vienen tiempos revueltos en can Barça, pero la historia que tiene el equipo nos ha demostrado que se puede salir de malas y de las peores. Sin ninguna duda, los aficionados del club estarán ahí, respaldando a su equipo a pesar de los malos momentos que puedan venir. Porque el fútbol es eso: buenos y malos momentos, como la vida misma.

Deja una respuesta