“Abajo las cadenas”: organizan una concentración en Miami para pedir libertad para Cuba, Nicaragua y Venezuela

“Abajo las cadenas”: organizan una concentración en Miami para pedir libertad para Cuba, Nicaragua y Venezuela

El objetivo de la marcha es exigir «la libertad, todos unidos por Cuba, Nicaragua y Venezuela en una sola voz”,

Varias organizaciones de Miami convocaron para este sábado un acto al aire libre en apoyo a la democracia y la libertad en Cuba, Nicaragua y Venezuela bajo el lema “Abajo las cadenas” y con conocidos artistas en el escenario.

El evento, que tendrá lugar el sábado por la tarde en el Bayfront Park de Miami, es un “llamado por la libertad, todos unidos por Cuba, Nicaragua y Venezuela en una sola voz”, resaltó la Asamblea de la Resistencia Cubana, una plataforma de organizaciones opositoras de dentro y fuera de Cuba.

Bajo el lema “¡Todos unidos por Cuba, Venezuela y Nicaragua en una sola voz!”, el acto contará con la participación de artistas y personalidades del mundo musical como Gente de Zona, Willy Chirino, Los 3 de La Habana, Albita, Hansel y Malena Burke.

El alcalde de Miami, Francis Suárez, y el comisionado (concejal) Joe Carollo dieron este viernes detalles de la convocatoria.

Carollo dejó claro que el evento “no va ser un concierto ni una fiesta”, sino una manifestación por la libertad de “nuestros pueblos oprimidos”, como reza el cartel de la convocatoria.

Durante el evento solo se escucharán canciones “con mensajes de libertad y esperanza” para los tres pueblos bajo regímenes autoritarios.

La semana pasada, Suárez dijo que la condena del presidente de EEUU, Joe Biden, a las detenciones masivas de manifestantes en las calles de Cuba, así como las sanciones más recientes, no eran suficientes. “También hemos estado pidiendo acceso a internet (…) y que el presidente convoque a la comunidad internacional para involucrar a la Organización de Estados Americanos (OEA)”, dijo entonces Suárez durante una conferencia de prensa en las afueras de la Alcaldía.

Suárez se ha mostrado partidario de que la Administración Biden sopese todas las opciones para presionar al Gobierno cubano, sin que descarte una acción militar.

Ayer, una semana después de la primera ronda de sanciones contra el régimen cubano por la brutal represión contra los manifestantes que salieron a las calles de la isla el 11 de julio, Estados Unidos sancionó al director y vice director de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), organización que también fue señalada por el el Departamento del Tesoro norteamericano.

El gobierno Biden dijo que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Tesoro bloqueó todas las propiedades e intereses de la PNR, así como de su director, Oscar Callejas, y de su subdirector, Eddy Sierra, prohibiendo a cualquier ciudadano, residente o entidad estadounidense hacer transacciones con ellos.

La medida de hoy sirve para hacer rendir cuentas a los responsables de reprimir los llamamientos del pueblo cubano a la libertad y el respeto de los derechos humanos”, afirmó la directora de la OFAC, Andrea Gacki, prometiendo nuevos castigos para los que “faciliten la participación del régimen cubano en graves abusos”.La policía pelea y detiene a un manifestante durante una protesta en La Habana, Cuba, el domingo 11 de julio de 2021. (Foto AP/Ramón Espinosa)La policía pelea y detiene a un manifestante durante una protesta en La Habana, Cuba, el domingo 11 de julio de 2021. (Foto AP/Ramón Espinosa)

Tras el anuncio de las sanciones, el presidente norteamericano, Joe Biden, aseguró que “a menos que haya un cambio drástico, que no anticipo, van a haber más” amonestaciones contra el régimen castrista.

Las sanciones se imponen sobre la base de la llamada ley global Magnitsky, una legislación estadounidense que permite a EEUU congelar activos financieros y prohibir los viajes a aquellos que violen los derechos humanos en cualquier país del mundo.

La medida muestra el interés de Biden por endurecer su política hacia Cuba a la luz de las protestas de este mes, a pesar de que durante la campaña electoral prometió volver al deshielo promovido por el expresidente Barack Obama (2009-2017).

La Casa Blanca evalúa además otros pasos, como volver a autorizar el envío de remesas a Cuba, prohibido desde noviembre pasado, aunque antes quiere garantizar que el dinero “llegue directamente a las manos del pueblo cubano”, explicó a la agencia EFE un funcionario estadounidense.

Otra de las medidas que el Gobierno de Biden analiza es el traslado de más personal a la Embajada estadounidense en La Habana con el objetivo de “facilitar la participación diplomática, consular y de la sociedad civil” y también por motivos de “seguridad”.

El presidente también ha ordenado a su Gobierno trabajar con el sector privado y el Congreso para hacer “más accesible” el internet en Cuba, tras el apagón del acceso en los móviles después de las protestas.

Con información de EFE y AFP

Deja una respuesta